jueves, 4 de febrero de 2010

La increíble niña ambulante .- Episodio 1

Paseaba por las calles de aquel pueblo que olía a ruido de agua, a verano y a los secretos que guarda el musgo en los rincones y escuché un "habíaunavez".
Y este aviso interestelar me sirvió para tener ahora en los bolsillos una historia guardada para contaros.

Así que, con o sin permiso de autor, os contaré que había una vez una niña espectacular, y no porque tuviese un hermoso y enorme culo, sino porque sabía hacer cosas grandiosas.

Era una niña peculiar. Era alérgica al azúcar; cuando lo comía, ya fuese chupándose el dedo tras recoger la substancia grano a grano o vaciándose directamente la azucarera por el orificio bucal, estornudaba azúcar "glas".

Por ese motivo, la llamaban de todos los colegios para que hiciera la nieve en los teatros de invierno, y todos los pasteleros de la provincia tenían su dirección apuntada en sus raídas y valiosas guías de contactos.

4 comentarios:

mr None dijo...

Esta niña sí que debería jubilarse a los 67, jajaaja. Un saludo.

}{(((º} ¨ºo.O dijo...

:)

pegale al guru dijo...

podria ser un personaje de alguna pelicula de tim burton tranquilamente.

un saludo ana
no conozco Granada, pero me dijeron que es una ciudad increible, ojala algun dia tenga la suerte de pasear por alli.

J.J.J dijo...

JAJA no Ana es que no tengo internet xD. A ver si puedo escribir una entrada decente con tiempo.